AMPA Margaret Thatcher

Así fue la charla de Prevención de acoso escolar

4 Abr 2017

El pasado viernes, enmarcada dentro de la Escuela de Padres, organizamos una charla sobre prevención de acoso escolar, a cargo de la psicóloga María José Barrio. Esta profesional comenzó la sesión definiendo qué es el acoso escolar: “violencia intencionada y duradera, que sucede cuando no hay adultos, normalmente en patios y baños, difícil de detectar, porque los acosados no lo cuentan; y que el grupo lo sabe, pero se calla y lo tolera”. Además Barrio apuntó que el acoso no es solo pegar, también puede ser propagar rumores, insultar, dejar solo a uno de los compañeros…


A continuación, la experta explicó la raíz del acoso y los perfiles de acosador, acosado y observador.
Todo acosador tiene detrás una agresión, que puede venir por muchas razones: por violencia familiar, por fracaso escolar…
Por su parte, el acosado suele tener un déficit de habilidades socaires, es débil, tiene miedo y es inseguro. El observador es también un niño inseguros que necesita sentirse del grupo.
¿Qué hay que hacer en casa? Estar atentos. Hay varios indicadores que pueden alertarnos: no quiere ir al colegio, no quiere ir al parque, quiere cambiar el camino al colegio o el horario, no quiere ir a alguna extraescolar, llega con heridas, arañazos, o material roto, ha bajados sus resultados académicos, lleva una temporada triste, le duele la tripa o la cabeza los domingos por la tarde, o por las mañanas, tiene conductas regresivas…


Para fortalecer a nuestros hijos y conseguir que se conviertan en niños asertivos en casa hay que trabajar varios aspectos:

  • Fomentar la comunicación. Los niños no responden al interrogatorio. Hay que crear un clima de confianza, empezar a hablar de cómo hemos pasado nosotros el día, o de algo que le guste, para favorecer el diálogo y que ellos vayan contando también sus experiencias
  • Fomentar su autonomía personal. También hay que ponerles límites y normas, que no es lo mismo que castigar. Por ejemplo, “si no recoges antes de cenar, no podrás ver los dibujos”. Los actos tienen consecuencias
  • Potenciar su autoestima y el autoconcepto. Ponerles metas realistas, que puedan cumplir; no generalizar ni comprar; dejarles expresar sus pensamientos; trasmitirles aprecio; hacerles cumplidos; desmontar ideas irracionales (por ejemplo, no se puede gustar a todo el mundo).
  • Estimular sus habilidades emocionales y sociales. Que se relacionen co otros niños, enseñarles soluciones alternativas a la violencia (identificar el problema, generar alternativas, valorar consecuencias y establecer un plan de acción).
  • Educar en valores para la convivencia. Rechazar la violencia y el acoso escolar; prevenir contra los prejuicios, ser ejemplo y modelo para ellos.


Si llega el caso de que nuestro hijo es acosado, Barrio dio unos cuantos consejos sobre cómo ayudarle: se le puede decir que lo ignore, que no esté pendiente, pero siempre que sea fuerte para poder ignorarlo de verdad. Practicar en casa cómo ir erguido ante el acosador, no bajar la cabeza. Gararantizarle seguridad y comprometerse a que informar no le supondrá represalias.
Si nuestro hijo es el que acosa, transmitirle los derechos y deberes con los que cuenta, enseñarle a aceptar un no por respuesta, escucharle para saber qué agresión ha vivido él y llevar a cabo conductas reparadores en lugar de castigos.
Si nuestros hijo es el observador, enseñarle la diferencia entre denunciar y chivarse. Lo primero está relacionado con cosas importantes, que no pueden solucionar los niños solos.


Libros recomendados
Presentación